Último momento!!!!

15 de septiembre de 2010

A pedido del público (¿?), en breve, el RETORNO DEL PANZA!!!

Mantenganse sintonizados para más novedades.

Se fue... no está más...

28 de octubre de 2008

El panza se fue y no piensa volver.

Espero lo hayan disfrutado mientras duró.
Saludos.

Jóvenes de corazón

17 de octubre de 2008

Una amiga de la casa, en su blog ha posteado este video (post de Maruh) y realmente me emocionó. Investigué un poco más en la web y descubrí que es un documental que se hizo en yanquilandia en el 2007 sobre un coro que está conformado por gente mayor de 80 años, hasta acá nada demasiado novedoso, sólo que este coro en particular canta temas clásicos del rock de los ‘80s.

Realmente me parece una versión increíble de este ya clásico de Coldplay, y es emocionante de principio a fin.

Gracias Maruh!

Cuasi

12 de octubre de 2008

El blog empezó como sugerencia de The Dark Knight para poder mantenerse al tanto de mis correrías en una época que tuve una rachita de mucho garche y pocas nueces. Con el correr del tiempo la rachita se cortó, cada vez hubo menos garche y más enrosques. Inclusive llegamos al punto que el mundo "blogger" del panza se mezcló con el mundo futbolístico que incluye a TDK. Pasó más tiempo y el blog se convirtió en algo así como una hoja en blanco en donde contaba las cosas que me estaban pasando, y como en el último tiempo se habían acumulado unas cuántas pálidas, se convirtió cuasi en un melodrama.

Prácticamente para la misma época apareció uno o varios "anónimos" que comenzaron a tirar mala onda, y no es que me joda particularmente la mala onda de alguien que encima me conoce y no me lo dice en la cara, sino que me empezó a joder cuando ví que dedicaba mucho tiempo a meter comentarios molestos y encima a meterse con todo el mundo.

Recientemente, tuve el cuasi quilombo con ex-novia por los mensajes de facebook y su descubrimiento que escribía un blog y que ella no estaba anoticiada (lo cual era parte fundamental de escribir un blog en el que contás las cosas que te andan pasando).

Así que llegado a este punto, estoy pensando seriamente en hacer desaparecer este blog y arrancar uno de cero, en el anonimato total y absoluto. Es una idea que hace un par de semanas me anda dando vueltas por la cabeza y todavía no termino de definir. Supongo que en el mientras tanto seguiré posteando cuando tenga ganas y algo para decir, o simplemente, sienta que me hace bien sentarme a pensar y escribir lo que me anda pasando.

Hace dos semanas que estoy prácticamente nuevamente noviando con ex-novia, si bien hablamos de no ponernos títulos ni plazos, quedó claro que debemos respetarnos al estar juntos brindándonos cierta exclusividad mutua y estamos llevándola bastante bien. Justo este período coincide con un problema familiar que ella está teniendo y con las vacaciones de mi princesa junto con su madre, por lo que combinando ambas situaciones estamos pasando mucho tiempo juntos. Por mi parte, estoy contento y peleándola, tengo muy claro que hay un montón de cosas para pulir, charlar y negociar, pero por ahora me estoy dedicando a disfrutar el tiempo juntos y después se verá.

El auto lo tengo casi colocado, por lo que mis problemas económicos en breve deberían estar más apaciguados, según algunas cuentas que estuve haciendo sin los gastos del auto y liquidando la deuda de la tarjeta y el préstamo personal, mi sueldo me debería alcanzar sin problemas y hasta inclusive permitirme ahorrar algunos mangos por mes. Espero que las proyecciones se cumplan.

El panorama por ahora pinta cuasi prometedor, espero que el pronóstico se mantenga despejado y con perspectivas de buen tiempo...

Peperina

8 de octubre de 2008

Como diría Charly: “quiero contarles una buena historia…”

Había una vez un muchacho que vamos a llamar A, el susodicho trabajaba desde hacía unos cuantos años en una empresa mediana-grande, tenía una muy buena relación con su jefe, al cual consideraba un muy buen amigo, y era conocido y hasta probablemente estimado por la mayoría de sus compañeros de trabajo.

Un buen día, ingresó a la compañía otro muchacho que llamaremos G. Al principio la relación entre A y G fue bastante distante, ni buena onda ni mala. Simples compañeros de trabajo y no mucho más. Con el correr del tiempo, el jefe de A y G ante los reclamos del primero sobre un ascenso postergado y prometido durante mucho tiempo, le pidió que informalmente comenzara a coordinar a G y otros compañeros. A los pocos meses A ya era identificado por sus coordinados como un referente y todo marchaba sobre ruedas, pero… como siempre hay un pero, cansado de contar con colaboradores sólo masculinos el jefe de A y G decidió incorporar a una señorita, y ya que iba a tener que tomar a una niña decidió que esta sea bien bonita. Así fue como sin avisar un día el jefe les presentó a P.

P era una niña por demás bonita, quizás la naturaleza no la había dotado de atributos deslumbrantes, pero ella sabía muy bien como explotar sus virtudes y disimular sus defectos. Cabellera rubia, gracias a concurrir a la peluquería asiduamente, siempre maquillada y producida, ropa ajustada y mucho push-up. Los primeros días se dieron los típicos ritos de asedio propio de los mamíferos, durante estos primeros tiempos A siempre se mantuvo casi indiferente.

P hacía toda lo necesario para llamar la atención de cuanta persona del sexo opuesto estuviera a menos de 10 metros de su presencia. En muy poco tiempo ya era figurita conocida para toda la empresa y comenzó a tener sus primeros celebrantes. Ella aclaraba a quien quisiera escucharla que tenía novio y que siempre había sido una chica muy fiel, mientras tanto no obviaba calzarse pantalones de tiro extra-bajo que dejaran a la vista sus relucientes tangas.

Para estos momentos la relación entre A, G y P era de muy buena onda y ya compartían junto con otros compañeros de trabajo salidas de after-office. En este contexto empezaron a salir a la luz una serie actitudes extrañas entre G y P: se iban del trabajo con escasos minutos de diferencia, si salían a comer en grupo siempre se quedaban charlando aparte, salían a tomar café y fumar juntos, etc, etc, ect. Todas las actividades lógicas de una pareja, con dos salvedades: ellos lo negaban y G era casado. Un día, paseando por una zona cercana al trabajo A encontró a G y P en una actitud indudable de pareja: se estaba partiendo la boca. En los días siguientes, A debido a la relación que lo unía con G, intentó como “compinche” darle a saber que sabía lo que andaba pasando y que se dejara de hacer el boludo, pero G lo negó una y otra vez. A los pocos días, A sin ningún eufemismo le hizo saber de toda la situación esperando que G lo blanqueara, pero G lo volvió a negar. Al poco tiempo, la situación se hizo evidente para todos, excepto para P y G que seguían negándolo a diestra y siniestra. A esta altura, ya eran notorias las peleas y reconciliaciones entre P y G, haciendo insostenible para el resto de sus compañeros mantenerse al margen de los rumores y comentarios, hasta que G finalmente le confesó a A que había estado con G, pero debido a que él era casado prefería abrirse.

Mientras tanto G seguía negando todo a todos, se había ido de la casa que compartía con su mujer y blanqueaba su separación de hecho pero no admitía su relación con P. Llegó el verano y primero se fue A de vacaciones y luego G, P como hacía poco que había ingresado a la compañía no le correspondían más de un par de días.

En esos días que G estaba de vacaciones la relación de A y P sufrió un fuerte sinceramiento, ella le contó toda su relación con G incluyendo detalles que confirmaban todas las sospechas de A. P era una señorita muy peligrosa. Le contó como se mataban en el auto a la salida del trabajo, el bar que tenían para sus encuentros amorosos, hasta llegó a confesarle que en una ocasión mientras la mujer de G estaba en un casamiento tuvieron relaciones sexuales en el lecho matrimonial. Una verdadera chanchita… por no decir terrible perra.

La tentación fue muy grande para A, y una tarde después del trabajo, y luego de un par de días de tiroteo violento, hubo sexo descontrolado en el asiento trasero del auto. En la calle, y con los vidrios empañados, P le mostró todos los atributos por los que tenía atontado a G.

A los pocos días G volvió de vacaciones, y mientras P le juraba y le perjuraba a A que no pasaba nada entre ellos, volvieron las salidas cómplices y las salidas entre G y P. A no volvió nunca más a tener sexo con P, no porque no quisiera, sino simplemente porque ella le negaba toda posibilidad. Y si bien P siempre aseguró que jamás le confesaría nada a G, que seguía separado de su esposa, la relación entre A y G fue desgastándose. A intentaba convencer a G que vuelva con su esposa y G siempre dudó si entre A y P pasó o no algo.

Pasaron muchos meses, la relación entre G y A se rompió definitivamente, y luego de un tiempo P le dejó bien en claro y de la peor manera que ella no estaba dispuesta a estar con un tipo como G. La relación entre los 3 se hizo insostenible.

G no se hablaba con ninguno de los dos y sólo intercambiaba agresiones, después de un tiempo volvió con su mujer.

P amplió su rango de búsquedas a más personal masculino de la empresa, se volvió más y más frívola, salieron a la luz sus problemas alimenticios y terminó poniéndose de novia con un personaje que cuadraba a la perfección con su modo de vida.

A terminó por no conseguir el ascenso, desgastó su relación con el resto de sus compañeros y finalmente buscó cambiar de empresa.

Esta es una parte de la historia, pero para no aburrirlos mucho más, voy a dejarla en estos términos. Quizás alguno de los lectores de este blog pueda ampliar los detales… no G? O podría decir “anónimo”?

Como el orto

29 de septiembre de 2008

Tengo una visitante nueva en el blog, ex-novia. Si! como leyeron…

Ayer a la tardecita, pasé a buscar a ex-novia por la casa de los viejos. Las primeras horas se desarrollaron con la habitual confianza, buena onda y mimos mutuos. Primero fuimos para su casa, dormimos un ratito, y después nos dispusimos a ir para mi casa para ya quedarnos a dormir.

Al rato de llegar, me pidió prestada la compu para buscar info para un TP de la facultad. Como es habitual, la dejé para que hiciera tranquila y me fui a mi habitación a ver algún partido de fútbol. A los 15 minutos seguía muy calladita y concentrada. Le pregunté si le faltaba mucho y su tono de voz ya me hico notar que algo pasaba.

Fui hasta el living, le pregunté de nuevo si le pasaba algo. Me dijo que no, me pidió ayuda con una búsqueda en particular, y en el medio que buscaba en google me di cuenta que tenía la cara rara. Se levantó para ir al baño y volvió con los ojos vidriosos. Rápidamente me confesó que mientras estaba chequeando sus mails, quiso seguir un link de su facebook y entró automáticamente al mío. Una vez ahí, al parecer, la tentación pudo más que las buenas costumbres y terminó navegando por todos mis mensajes, amigos y demás. Según palabras textuales, el ver en mis mensajes como le tiraba los perros e intentaba avanzar a otras mujeres le “partió el corazón”, y eso terminó por hacerle darse cuenta que no se banca esta situación. Que si bien ella misma fue la que propuso volver a vernos sin ningún tipo de compromiso, que cada uno hiciera su vida y que cuando tuviéramos ganas nos viéramos, ahora se daba cuenta que ella no se lo bancaba.

Remé, remé y remé… no porque tuviera nada que justificar, porque de hecho no tenía por qué justificarle nada cuando las reglas de juego eran claras para ambos, pero sin embargo me sentía en el compromiso de explicarle que sólo quiero estar con ella pero sin embargo también tiro un par de tiros por ahí para pasar el tiempo. Después de mucha charla, aceptó quedarse igualmente a dormir. Pensé que el incidente estaba superado. Hoy a la mañana todo siguió como si nada hubiera pasado, pero como siempre suele actuar en estos casos…

A mitad de mañana me mandó un mail pidiéndole que no la llame más. Y ahí terminé de explotar, ella se manda la cagada, ella pone las reglas de juego, ella se mete a husmear en mi computadora y el malo de la película termino siendo yo. Para rematarla, ayer en el medio de la discusión, le pregunté si ella no había estado con alguien después de tanto tiempo, y me dijo que sí pero que no iba a querer saberlo. Obviamente necesitaba saberlo. Así que me confesó que había estado con su ex-novio.

Ante este estado de situación mi inflamación de testículos es terrible! Volvimos a hablar por teléfono, y mi mensaje fue: “sabés que estoy hasta las pelotas con vos, cuando quieras volver a saber de mí, llamame”. Su respuesta fue que mañana me manda una moto a buscar la bolsa con ropa que hoy le insistí para que deje en mi casa.


PD: con respecto a la primera línea, en la conversación telefónica también me preguntó por el blog. Según ella porque leyó algo del blog en mis mensajes del facebook. Pero como a mí no me cierra y ya no sé qué creerle y que no, la asumo como una nueva visitante.

No sabía...

25 de septiembre de 2008

En el mundo de los negocios se suelen utilizar ciertos modelos teóricos para la toma de decisión. Todos los modelos, como tales, son una simplificación de la realidad reduciendo toda la complejidad de nuestro entorno a unas cuantas variables cuantificables, del análisis de las interrelaciones entre dichas variables surgirán los distintos posibles escenarios. Dicen los que saben, que para un análisis mínimamente serio deberíamos estar considerando 3 escenarios: el optimista, el pesimista y el más probable.

En toda introducción teórica a este tipo de modelos se hablará que siempre que estemos ante un escenario que requiera una decisión seguramente estemos en un estado de incertidumbre, es decir, que no tenemos forma de saber las consecuencias de nuestras decisiones hasta que las tomemos. Y por supuesto, al momento de tomar estas decisiones, no podemos dejar de considerar muchas variables que están por fuera de nuestro modelo de decisión pero sabemos que pueden influir directamente de una manera que desconocemos.

Hoy mientras viajaba en el subte para ir al trabajo, después de 3 días seguidos  en cama, iba leyendo un artículo que hablaba que este tipo de modelos y teorías eran útiles en el pasado pero postulaba que en el mundo actual no debían aplicarse, debido fundamentalmente a que la velocidad de los cambios hace imposible determinar si las consecuencias que se producen fueron relacionadas a la decisión tomada o a un nuevo cambio de las condiciones de nuestro entorno.

Desde hace una semana estoy triste... y no sé por qué es. No sé si es por la guita, no sé si es por tener que vender el auto, no sé si es por la situación confusa en la que sigo con ex-novia, no sé si es porque no termino de entender para qué trabajo si al fin de cuentas nunca alcanza, no sé si es porque no me siento estable en el plano emocional, no sé si es porque me siento un tanto solo, no sé si es porque me doy cuenta que boicoteo cualquier intento de nueva relación, no sé si es porque siento que algunos de los que consideraba mis amigos se borraron... no sé... no sé... no sé...

"cuando todo parece jodido es cuando hay que poner..."